Hoy analizamos las medidas del Gobierno para impulsar la competencia entre petroleras

febrero 24, 2013 Comments Off


El viernes 22 de febrero fue aprobado en el consejo de Ministros y posteriormente anunciado en rueda de prensa de Soraya Saénz,  una serie de medidas para impulsar la competencia entre petroleras. (Ver noticia)

Hoy analizamos el Real Decreto Ley 4/2013 aprobado en el Consejo de Ministros el 22 de febrero y publicado en el BOE ayer día 23  en lo referente a lo dispuesto en su Título V. Sobre estas medidas en el ámbito del sector de hidrocarburos, queremos hacer las siguientes reflexiones, analizando punto por punto cada uno de los aspectos que esta nueva normativa tiene.

1.- Libre acceso a terceros por parte de los titulares de instalaciones fijas de almacenamiento y transporte de productos petrolíferos.

La ley 34/1998: Ley Sector Hidrocarburos ya regulaba las condiciones en que los titulares de este tipo de instalaciones debían de permitir el acceso a terceros a las mismas. Lo único que aporta esta modificación es una mayor transparencia de información por parte de los titulares en cuanto a precios por el uso de las instalaciones, precios de la utilización de las redes de transporte,  capacidad disponible, capacidad utilizable, etc. es decir en su mayoría cuestiones mas administrativas y de control que de otro tipo.

Esta medida no aporta absolutamente nada en cuanto a incrementar la competencia en el sector de las gasolineras para contribuir a bajar el precio de las mismas.

Esta medida tampoco afecta a las instalaciones de este tipo que están dentro de las refinerías españolas, y que suponen más del  50% de la capacidad de almacenaje y que está en manos de REPSOL, CEPSA Y BP. Estos parques de almacenamiento, son de libre utilización por los titulares  de las mismas, lo que significa unos menores costes logísticos de los carburantes por parte de estas petroleros, aspecto que también afecta a la competencia del mercado.

Logos Repsol, BP, Cepsa

Logos Repsol, BP, Cepsa

El resto del sistema de almacenamiento en España, es decir menos del 50% está en manos de CLH, heredero de la antigua CAMPSA, es decir, del monopolio,  con más del 50% de la capacidad de almacenamiento y el resto, dividido entre 21 operadores, de los que únicamente Meroil y Decal, tienen cuotas superiores al 10%.

Entre los accionistas de CLH, nos encontramos, con CEPSA con un 14,15%, REPSOL con un 10% y BP con un 5%. Esto significa que bien directa o bien indirectamente los tres operadores con capacidad de refino, controlan sobre un 70% de la capacidad de almacenaje del sector.

Accionariado CLH

Accionariado CLH

La integración vertical, desde el refino a la distribución en gasolineras del carburante, condiciona mucho la capacidad de competir en el mercado, ya que hay una posición muy dominante del conjunto de los tres operadores mencionados que impide la realización de políticas de marketing que puedan influir sobre los precios de los combustibles de las gasolineras. El resto de los operadores, se limitan a seguir los pasos que estos  3 operadores, y en particular  REPSOL, con casi el 45% del mercado, están realizando.

Podríamos extendernos mucho más en este aspecto, pero creo que puede ser objeto de un próximo debate.

2.- Agilización de los trámites administrativos para la obtención de los permisos para la implantación de nuevas instalaciones.

Esta medida si es importante. Dado la diversidad de administraciones que intervenían en la concesión de todos los permisos para la obtención de las licencias para abrir una nueva gasolinera, esto se podría convertir en un proceso largo y tedioso, que podría desincentivar las nuevas inversiones en este tipo de instalaciones.

Con la nueva normativa, se garantiza un proceso único e igual en toda la geografía nacional, y con un plazo máximo de 8 meses.

Era penoso ver como empezabas a ver construir una gasolinera y se pasaban meses y meses hasta que abría al público, incluso se podían ver algunas totalmente terminadas, pero que no podían abrir por falta de algún papel administrativo. En este aspecto, esto beneficiaba a las grandes petroleras, con mayores recursos, que podían aguantar tiempo con esas instalaciones sin ser productivas, frente al pequeño inversor que había puesto toda su capacidad inversora en el proyecto y veía como tardaba más de lo esperado en poder comenzar a rentabilizar su inversión.

Pero tampoco hemos de dejar pasar, que la aplicación de esta medida es igual para todos, y de la misma manera que beneficia a los pequeños, también tiene los mismos aspectos positivos para los grandes, con lo que no es diferenciadora en aras a la realización de una efectiva competencia que lleve a una reducción de los precios.

3.- Limitación en la duración de los contratos de abanderamiento en exclusiva.

Hasta ahora, los contratos de abanderamiento, podían tener una duración máxima de 5 años. Ahora se limita a 1, con posibilidad de renovación automática hasta 3 años.

Un contrato de abanderamiento por parte de una petrolera, requiere unas inversiones importantes, que como es lógico, quieren rentabilizar la imagen de la estación de servicio, uniformes, publicidad corporativa etc.. y por lo tanto son elementos que hay que amortizar. Por este motivo, las petroleras se pensaran detenidamente que estaciones es interesante abanderar o no.

En este caso, hay dos opciones; o se abanderan las estaciones más rentables, que pueden amortizar los costes del abanderamiento, o bien, se articulan otras formulas de abanderamiento de forma que la petrolera pueda recuperar su inversión en un menor espacio de tiempo. En cualquier caso esto puede suponer que muchos pequeños empresarios se queden sin el paraguas de las petroleras y se vean obligados al cierre de sus instalaciones.

Además hagamos otra reflexión. A ningún empresario de gasolineras se le obliga a abanderar, es libre de hacerlo o no, recibirá distintas ofertas, las analizará y escogerá la que más le convenga. Cuando firma ese contrato, sabe las reglas de juego que tiene, durante el tiempo que dure el mismo y es poco probable que las condiciones en las que firmo el acuerdo cambien en el corto plazo, con lo que debería de ser posible mantener las mismas durante su duración. Si es consciente de que esas reglas pueden cambiar, y que serán en contra del contrato de abanderamiento que tiene, lo que hará será no firmar ningún contrato y correr el mismo con el desarrollo de marca propia, que por supuesto es más caro que estar amparado por una marca reconocida en el mercado. No es lo mismo abrir una gasolinera con una imagen REPSOL o CEPSA que otra que sea GASOLINERA Petróleo y Retail (por poner un nombre ficticio cualquiera)

Marquesina Petróleo y r Retail

Marquesina Petróleo y Retail

4.-Prohibición de recomendar precios de venta al público.

La mayoría de los contratos de abanderamiento, se firman con una compra en firme del producto y una comisión fija por cada litro vendido. La petrolera facturará el combustible a su abanderado al precio de venta al público del mercado y le abonará la cantidad fija pactada en el contrato. Si el contrato fuese simplemente de comisionista y vendiese por cuenta de la petrolera, esta a su vez tiene libertad de poner el precio de venta al público que considere oportuno en cada momento, porque lo que vende es producto suyo.

Nunca se obliga al abanderado a mantener este precio, al que la compañía le factura pero los abanderados normalmente lo respetan. ¿Por qué? Muy sencillo, si ponen el precio más caro, estarán fuera de mercado y no venderán y si lo ponen más bajo, esa reducción de precio iría directamente contra su bolsillo y reduciría los márgenes de forma considerable, márgenes que para el empresario de gasolineras, ya de por si son bajos como para reducirlos aun más.

Por tanto, tampoco creo que esta medida vaya a suponer un aumento de la competencia en el mercado de forma que se puedan reducir los precios.

5.-Facilitar la apertura de gasolineras en centros comerciales y otro tipo de superficies.

Si bien es cierto que no abundan, si que hay gasolineras en centros comerciales, polígonos industriales, aparcamientos de grandes superficies, lo que hace esta medida es facilitar la apertura de establecimientos de este tipo.

Si analizamos el comportamiento de las estaciones de servicio de las grandes superficies en España, si podemos ver que siempre han tenido precios más baratos y que en numerosas ocasiones han distorsionado el mercado. Pero hay una explicación muy sencilla. El verdadero negocio de las grandes superficies, está en conseguir sus ventas en los productos que venden dentro de sus establecimientos y utilizan como gancho la gasolinera. La gasolina no es su negocio, y no dudan en reducir los márgenes, hasta incluso no ganar dinero con ella, de forma que puedan atraer público a sus centros. Solo se puede uno aprovechar de esos precios, en caso de que hayas comprado previamente en la gran superficie.

¿Qué ocurriría, si no hubiese obligación de comprar en los centros previamente?. La respuesta es obvia, o no tendrían gasolineras o por el contrario, sus precios estarían al nivel del resto del mercado, como un negocio más de la gran superficie y con la obligación de sacar su rentabilidad.

Pero también otra reflexión. Esta distorsión del mercado afecta tanto a las grandes petroleras, como a los pequeños empresarios. Es más, afecta de forma mucho más importante a los pequeños empresarios, que si sufren las consecuencias directas. Hagámonos la siguiente pregunta…. ¿A quién compran Carrefour, Alcampo, Eroski, el combustible que venden? La respuesta es directa, se lo compraran a aquellos operadores que se lo puedan vender y no son otros que las grandes petroleras.

En este aspecto, si hay un campo donde se puede incrementar la competitividad y reducir precios en el mercado, y es con las estaciones Low Cost. Estaciones no atendidas, sin personal, donde uno mismo se sirve y paga con tarjeta de crédito o en metálico. Pero en este caso, la reducción de precios no viene dado por la reducción de márgenes comercial, sino por la reducción de los gastos de explotación que se trasladan directamente al precio del producto.

6.- Objetivos obligatorios mínimos de ventas o consumos de biocarburantes.

Por si no lo sabemos, tanto las gasolinas como los gasóleos, tiene una obligación de llevar un determinado porcentaje de bioetanol y de biodiesel en su composición.

Hasta ahora, esta parte de los combustibles, estaba exenta de impuestos especiales. A partir de la ley de presupuestos de 2012, si está sujeta a los impuestos, con lo que la misma se ha trasladado directamente a los precios de venta al público tanto de gasolinas como de gasóleos.

Hay que tener en cuenta también, que tanto el biodiesel como el bioetanol, son bastante más caros que la gasolina y que el gasóleo y también sujetos a fuertes fluctuaciones en sus precios. El RDL aprobado el viernes reduce la cantidad mínima obligatoria de estos componentes con lo que si puede haber un pequeña reducción en los precios, pero créanme, casi insignificante, ya que significa solo un 4,1% de la composición del gasóleo  y un 3,9% de la composición de la gasolina.

Por el contrario, esta medida  tiene dos contrapartidas negativas, por un lado va en detrimento de las industrias productoras de los biocarburantes, que si ya en España estaba en una situación precaria, puede suponer la puntilla definitiva y por otro lado, afecta al medioambiente. La funcionalidad de estos biocarburantes es que son mucho más limpios, menos contaminantes y no tienen nada que ver con la calidad de los productos.

Pero… en tiempos de crisis, ya se sabe, hay otras prioridades.

CONCLUSION

 El RDL aprobado ayer, en muy poco, por no decir en nada, va a suponer incrementos en la competencia que puedan verse reflejados en los precios de venta al público de la gasolina.

Cuando en el precio de venta al público de un producto, el 45% es el coste del mismo, y sobre el que no se puede actuar ya que viene dado por los mercados internacionales, otro 45% son impuestos sobre los que el gobierno si podría actuar, solo queda un margen de actuación sobre el  10% del mismo y mucho de ello son costes, logísticos, personal, etc… ¿Qué pueden hacer las petroleras?,¿ reducir su margen? ¿Y los pequeños empresarios?¿Como subsistirían?

Precio carburante

Precio carburante

Si queremos tener un mercado mucho más competitivo, tenemos que ir a reformas estructurales del mismo. El modelo que opera en la actualidad, es heredero de un reparto mal hecho del monopolio, que concentro en manos de 3 compañías casi el 75% del mercado y que puso enormes barreras de entrada para la consolidación de otras compañías que intentaron desarrollarse en el mercado español. SHELL, TOTAL, EXXON, AGIP, ERG.. son compañías que lo intentaron, pero al final se marcharon ya que no veían la rentabilidad de permanecer en el negocio.

Y una última reflexión. Si de verdad se quiere que baje el precio de la gasolina en España y de manera inmediata, el gobierno tiene potestad absoluta para hacerlo actuando sobre los impuestos, si el gasóleo hoy se vende a 1,410 €/litro, si el IVA no hubiese subido se estaría vendiendo a 1,375 €/litro. Y no vamos a entrar en las variaciones sobre IVMDH que en su tramo autonómico se ha implantado donde no lo estaba o aumentado en las CC.AA. en que ya lo tenían.

Pero ya se sabe, cuando hay necesidad de recaudar.

Aqui teneis el enlace al BOE donde se publican las medidas

Comments are closed.

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: