Entrevista a Jesús Rodríguez: Estaciones de servicio desatendidas: ¿Son el futuro?

febrero 20, 2013 1 Comment »

 

Jesús Rodriguez

Jesús Rodriguez

¿Quien es?: Jesús Rodríguez Angelina.

Trabajo actual: Responsable de Ingeniería en la petrolera Saras Energía.

Experiencia: Con una amplia experiencia en el sector petrolero: Galp Energía: Development, Engineer and Technical Department Manager; Eni (Agip): Engineer and Technical Department Manager Commercial Retail Chief

Hoy nos habla sobre el sector y sobre la creciente tendencia de crear estaciones de servicio desatendidas:

Después de los años en diferentes puestos en Petroleras, ¿cómo ve la situación actual en el sector petrolero? 

Estamos atravesando una etapa de profundo cambio en el sector, que principalmente se nota a nivel de Downstream (Refino, venta y distribución), debido a la proximidad con el cliente final que está sufriendo
con rigor la actual situación de crisis económica. Las operaciones de Upstream (Exploración y producción), también se están viendo afectadas por la lógica cadena de producción – demanda.

Estaciones de servicio low cost

Estaciones de servicio low cost

 

Hace unos años se experimentaba con yacimientos de baja calidad debido a la alta demanda, hoy por hoy, el mercado vuelve a recursos más tradicionales, se potencia el gas natural, se establecen acuerdos globales para intercambio de masas de crudo buscando sinergias entre compañías, antaño, antagónicas. Las inversiones se piensan más, se centran exclusivamente en patrones de rentabilidad económica dejando de un lado criterios como imagen, o presencia a nivel nacional, digamos que es un sector más práctico, más pragmático.

¿Y el futuro?

Futuro estaciones servicio

Futuro en sector petrolero

El futuro es cambiante, como hemos podido aprender en estos últimos 5 años, en el campo de las Estaciones de Servicio, particularmente, la próxima década se adivina de optimización, quedarán aquellas instalaciones que sepan adaptarse a un excelente equilibrio entre coste e ingreso, eliminando lo superfluo y concentrando su actividad en precio y cercanía al cliente. Desde mi punto de vista habrá dos categorías de estaciones de servicio, las de bajo coste que jugarán a precio y las tradicionales, con equipamiento más ajustado a la realidad del cliente y por supuesto con una oferta adaptada a la nueva realidad económica del país.

¿Cree que en el mundo de las estaciones hay que innovar?

El mundo de las Estaciones no es ajeno a la innovación, particularmente desde el punto de vista industrial así como en protección medioambiental; no tanto en el campo del marketing y la publicidad, donde parece ya tradicional utilizar los canales habituales (tv, publicidad directa, soportes escritos) en detrimento de las nuevas tecnologías de comunicación.

¿Hacia donde va el cambio? ¿Las petroleras innovan o cree que les cuesta salir de los estándares? 

Las petroleras actualmente son más ágiles, los pequeños operadores que sí abordan nuevas iniciativas de mercado, sin poner nombres, y que están sabiendo leer mejor los rapidísimos cambios del contexto; su gran ventaja: que, por supuesto, tienen más agilidad de movimientos que un gran retailer.

Con los momentos tan especiales que estamos viviendo, me refiero a la crisis, están creciendo las estaciones de servicio de los hipermercados. ¿Para las petroleras su futuro está en las estaciones de servicio no atendidas? 

Es una parte del futuro, no es la solución universal, pero sí es cierto que las estaciones no atendidas permiten mantener operativas (y en niveles positivos de rentabilidad) algunas estaciones de servicio que por su ubicación, nivel de equipamiento o competencia, quedaron fuertemente tocadas por reducciones drásticas de volumen.

¿Qué inversión es necesaria para cambiar una estación de servicio tradicional a no atendida?

La inversión media en una estación de servicio no atendida puede variar entre los 30 y los 60 mil euros, dependiendo del número de surtidores, del equipamiento del que ya disponía la estación, etc. Hay que tener en cuenta que cada equipo de la estación de servicio debe poder ser controlado en remoto, por tanto dichos equipos deben estar adaptados a protocolos de comunicación bidireccional,  IP o similar que permitan interactuar con ellos. El payback puede estar en dos o tres años, dependiendo evidentemente de cada caso particular.

¿Qué desarrollo técnico necesitan?

Las estaciones de servicio desatendidas vienen implantándose progresivamente en España desde hace unos 10 años (en Europa, desde hace bastante más) mi primera experiencia en este sentido se produjo en 2005, y lo cierto es que las tecnologías informáticas y, sobre todo, la explosión de las telecomunicaciones (voz IP, internet Móvil, Smartphones, redes VPN más fáciles de manejar..etc) han solucionado problemas que hace sólo 10 años eran auténticos quebraderos de cabeza para la implantación de una estación no atendida.

¿Cómo funcionan? ¿Cuál es el manejo, funcionamiento y formación de la gestión interna?

El manejo depende de cómo se oriente el proyecto, lo más recomendable es abordar un proyecto de integración y gestión integral de la estación, siendo capaz de aprovechar las máximas funcionalidades de cada equipo tecnológico instalado en la estación. No obstante, una mínima intervención manual es necesaria (operaciones de mantenimiento, descargas de combustible, etc..)

¿En cuanto al mantenimiento y la seguridad hay cambios respecto de las tradicionales?

Cada elemento instalado es capaz de realizar un diagnóstico de su situación, reportando a la unidad o unidades de control (operadores remotos) mensajes que indican la necesidad de intervención. A nivel de seguridad estas estaciones deben equiparse, entre otros, con sistemas automáticos de extinción de incendios y la mejor tecnología disponible de CCTV. En los proyectos que he podido desarrollar recientemente la integración de todos los sistemas ha sido total, se puede controlar una estación completa con un Smartphone o una Tablet.

¿Son sencillas para los clientes? ¿Cuáles son las formas de pago?

La forma de pago habitual es la tarjeta de crédito, dependiendo del caso estas estaciones pueden admitir efectivo o tarjetas de fidelización, es algo parametrizable en función de los requerimientos del cliente, del operador o del gestor de la estación.

¿Cuál es la repercusión sobre el precio del carburante para el cliente final si hablamos de estaciones no atendidas?

El ahorro de coste de personal no es el único, en estaciones de servicio donde sólo se admiten tarjetas de crédito, por ejemplo, se ahorran también costes como el transporte de fondos, o incluso los costes de iluminación de edificio o climatización bajan; todos esos gastos pueden derivarse al monolito de precios, por lo que el precio para el cliente final suele ser bastante atractivo.

¿Qué consejo puede dar a los empresarios de las estaciones de servicio desde su experiencia?

Innovación, perseverancia y sobre todo, escuchar al cliente, son los mejores consejos que en este sector, y en cualquiera, se puede dar a un negocio que quiera prosperar.

One Comment

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: